Birjand-Mashad-Sharaks

05-02-2019 / 25-02-2019

Mapa del recorrido aproximado hecho en bicicleta de Birjand pasando por Mashad y Sharaks (frontera Turkmenistan).
  • 550 Kilometros
  • 20 Dias alojamiento gratuito
  • 5 Dias Hotel ( Mashad, 7 Euros)

Etapas:

Dia –>
184- 37km 660m (Invitados escuela)
185- 60km 90m (Invitados casa)
186-Bani khanik 70km 800m (Camping salvaje)
187- Mas’abi 12km 370m (Invitados Hotel pueblo)
188- Kakkh 27km 670m (Invitados hotel mezquita)
189-Bimorgh 49km 100m (Camping salvaje)
190- Jangal 67km 140m (Camping salvaje)
191-Haqnabad 50km 380m (Invitados casa)
192,193,194,195,196,197,198,199-Mashhad (Aparta hôtel y Warmshower)
200-Chahak 66km 460m (Mezquita)
201,202- Robat i sharaf 85km 1300m (caravansarail)
203- sarakhs 78km 200m (Hotel)

Ultimos dias pedaleando por Iran…

Aunque aparentemente los 550 kilómetros que nos separaban de Mashad en una semana estarían hechos, esta vez teníamos mínimo 10 días para llegar a la segunda ciudad mas grande del país. Era el tiempo que nos había dado la Embajada de Turkmenistán para recoger nuestro pasaporte y conocer si nos concedían la VISA o no, llegar antes no tenia ningún sentido, así que decidimos aceptar todas las invitaciones a té y aperitivos que se nos ofrecían a lo largo del camino y tomarnos las cosas con calma en nuestros últimos días pedaleando el país.

Tuvimos suerte que desde la misma ciudad de Birjand cogimos directamente una pequeña carretera que atravesaba hasta la ciudad de Gonabad por montana y desierto, pero no tuvimos la misma suerte con el tiempo; la nieve estaba de vuelta.

Vista de la ciudad de Birjand y las montanas con nieve
Ciudad de Birjand al fondo

En un día de nieve, frio y viento comenzamos nuestra travesía… suena bien eh?? Con este panorama no pasaron demasiados kilómetros hasta que decidimos parar en el primer pueblo que nos encontramos donde dormimos en la escuela-internado donde vivían y estudiaban 35 niños. Contentos de tener un radiador y te caliente intercambiamos como pudimos conversaciones con los 4 profesores que dormían en el edificio. Nos presentaron a los niños, las instalaciones y finalmente el profe de ingles llego por la mañana y nos ayudo a aclarar algunas dudas que las barreras comunicativas habían bloqueado el día anterior!

Foto con los profes y alumnos del colegio donde nos invitaron a dormir
Foto con los profes y alumnos del colegio

Ya antes de partir nos prevenían alterados que hacia viento y que no soplaba precisamente en la buena dirección (para variar). Como siempre pese a las condiciones nuestra motivación recaía sobre el paisaje, estábamos en el desierto pero al fondo teníamos grandes montanas con nieve y debido a las precipitaciones de los últimos días había agua por todos los lados! La gente estaba hiper contenta de ver el agua correr así y resultaba ser el tema de conversación del día allí por donde pasásemos.

Pedaleando de Birjand a Gonabad

Al final del día un pueblo de 4 casas donde prácticamente todo el mundo se dedicaba a los camellos y al azafrán decidió acogernos. La familia de Hossein nos vio con la bici cuando el sol comenzaba a esconderse y nos invito a pasar la noche en su casa y a no parar de comer por alguna que otra hora :). Este hombre se dedicaba a todo! Y aunque nadie hablaba ingles “creo” que aprendimos cosas realmente interesantes con él. De lo que mas orgulloso estaba era de sus dos rifles, uno ruso y otro americano. Le gustaba salir a cazar cabras montesas y diferentes pájaros de los que me fue imposible saber los nombres ( yo deduzco que perdices por lo que pude llegar a comprender con su mímica). Todos se desvivieron por ofrecernos absolutamente todo lo que tenían y a la mañana siguiente antes de partir, como viene siendo costumbre, nos cargaron las alforjas con pistachos, jujuba, azafrán y pan. Una de las cosas mas interesantes que aprendimos es el precio de un buen camello… 400 euros! Pero no quisieron cambiarlo por las bicicletas! 🙂

Familia que nos acogio a pasar la noche.
Despidiendonos de la familia: Las dos hijas de la familia y el padre a la izquierda.

Nuestra ruta continuo por una llanura llena de campos verdes de azafrán y cereal. No era de extrañar toda esta agricultura, llegamos a un gran valle en el que todo parecía crecer. Un sitio fértil como hacia tiempo que no veíamos debido al agua que venia de las grandes montanas que lo rodeaban y que estaban cubiertas de nieve en todas sus cumbres. Fue a esas cumbres a las que llegamos al final del día y las que nos tocaba atravesar los días siguientes… nos preparábamos para pasar de nuevo una col a 2500 metros.

Campos de azafran
Campos de azafran en el valle direccion Gonabad

Decidimos comenzar la subida en el mismo día, y cuando el atardecer comenzó a teñir el cielo de color violeta pusimos la tienda en medio de un paisaje de esos que cortan la respiración, cerca de nosotros solamente pastores, cabras y perros que cuando nos movíamos dentro de la tienda ladraban por 5 minutos sin parar… todo hubiese sido maravilloso de no ser por el frio! Por mucho que queríamos y por mucho que los paisajes invitaban no era el momento para seguir acampando fuera, las temperaturas todavía bajaban hasta 8 grados bajo cero en esta altitud! Asi que decidimos dormir con familias o en sitios un poco mas cerrados las siguientes noches.

Amanecimos con solito para seguir subiendo montana arriba pero lo que no sabíamos era que ese día apenas pedalearíamos 12 kilómetros… Pedalear por Irán significa pararse a sacarse fotos con gente, beber té, o simplemente explicar de donde vienes continuamente. Aunque cogiendo carreteras secundarias normalmente estamos mas tranquilos, los VIERNES nadie puede salvarse… están por todas partes! 🙂

A los iranís les gusta moverse durante su fin de semana ( de jueves a sábado). Lo adoran. Hay varias opciones para estos días libres

  • Familia; Los que tienen la familia en el pueblo se suelen desplazar durante un par de días para visitarla
  • Lugares turísticos de Irán con toda la familia al completo en el coche; Los coches suelen ir petados durante estos días, se mueven en todas las direcciones donde hay algo turístico. La red social por excelencia en Irán es Telegram, donde tienen miles de grupos de gente que hace turismo por el país y se recomiendan unos a otros lugares para visitar. Los kilómetros no suelen importar demasiado, el petroleo es excesivamente barato y es habitual para ellos moverse 250 kilómetros para ver algo en una tarde.
  • Picnic; No importa donde ni como pero en el picnic son los reyes. Los hay que van a parques a las afueras de las ciudades o pueblos (siempre hay un parque con zona para comer y cocinar, no mesas porque comen en el suelo). O los hay que simplemente aparcan su coche en el margen de la carretera y a escasos metros ponen su mantel en el suelo y comienzan con la fiesta. Litros y litros de te, comida elaborada, música en el coche y hasta bailes si la ocasión lo merece. Cuando pedaleamos en días como estos siempre ves coches o gente haciendo picnic a cada 3 kilómetros.

Y ahí que nos encontrábamos en viernes y en una zona turística para ellos ( había dos mezquitas famosas por la zona). Hacer un kilómetro suponía una hora. Cuando pasan en coche y ven a dos turistas extranjeros pedaleando no pueden pasar sin pararse. Primero unos buenos pitidos de coche y acto seguido aparcan el coche y mostrándote el teléfono desde lejos te piden que te pares.

-Selfie plis?

-From where?

Esta suele ser la conversación habitual, les gusta saber de donde vienes, sacarte cientos de fotos contigo y después darte todo lo que puedan ( sopa dentro de un taper, fruta o incluso una colonia como fue el caso de una pareja que estaba súper agobiada porque no tenían aparentemente nada para darnos y que finalmente decidieron regalarme una colonia, lo único que llevaban en el coche para seguramente era para regalar a alguien de la familia en el pueblo). Esto siempre va acompañado de invitaciones a sus casas cuando pases por su pueblo o ciudad y con por supuesto intercambio de Instagram, la red social por excelencia en el país junto con Instagram ( el resto están censuradas). La simpatía en este país y las ansias por hacerte probar o conocer su cultura o simplemente mostrarte que pueden ayudarte si necesitas algo son extremas en este país.

Claro esta que a veces como buenos europeos necesitamos nuestro espacio y la verdad que pararme a sacarme una foto no me hace demasiada gracia cuando estoy en plena cuesta arriba, todo roja tratando de controlar mi respiración para llegar al punto mas alto y por fin pararme… pero hasta en estos momentos cuando tu casi ni les contestas ellos lo aceptan con una sonrisa ( o te esperan en el punto mas alto a que te pares y entonces sacarse la foto) jajajaja Todo esto lo digo desde un punto positivo y con todo mi amor hacia ellos y ellas!

Tras varias paradas decidimos cambiar la dirección de la ruta y entrar por un pequeño pueblo llamado Masabi donde nos habían asegurado que había una tienda para comprar algo de comida de la que íbamos escasos. Cuando estábamos en la tienda del pueblo algo comenzó a suceder fuera, no paraba de llegar gente Finalmente una mujeres que hablaba buen Ingles entro a la tienda y nos invito a ir al “Mini hotel” como ella lo llamaba, del pueblo. Para nosotros fue una sorpresa que ese pueblo tuviese “Hotel” pero al parecer un chico joven del pueblo había decidido innovar y había reconstruido una vieja casa y transformado en lo que nosotros conocemos como “Casa Rural”. La mujer nos insistió en que era un honor para el pueblo tener a turistas extranjeros y que querían invitarnos a pasar una noche allí, invitarnos a cenar y mostrarnos lo que su pueblo tenia.

Una vez mas la hospitalidad iraní se posaba delante nuestro… Aceptamos y al salir de la tienda es difícil describir con lo que nos encontramos… estrellas del Rock por un día! Personas apelotonadas alrededor sacándonos fotos desde todos los ángulos, como guardábamos la comida, como nos subíamos a las bicis, nuestro trayecto hasta la casa rural… Allí nos recibieron personas importantes del pueblo incluidas el alcalde, todo el mundo se quería sacar fotos con nosotros y todo el mundo estaba súper alterado!

En la puerta de la casa rural con diferente gente del pueblo
Puerta de la casa rural donde nos invitaron a dormir con el Alcalde y compania

Para decir verdad para nosotros era una suerte por una vez tener a Zaida con nosotros porque hablaba perfecto ingles por lo que podíamos preguntarla muchas cosas. Sin saberlo estábamos en un día especial para los musulmanes. Era el aniversario de la muerte de una mártir, Fatime, por lo que había una ceremonia especial en la mezquita a la que por supuesto fuimos invitados. Nos hicieron una cena deliciosa en el restaurante de la casa rural de berenjenas a la crema de queso local y después nos vinieron a recoger para acudir a la ceremonia. Thomas por un lado yo por otro, era la primera vez que se nos permitía entrar dentro de una mezquita y asistir a un acto especial. Las mujeres en un lado cubiertas de negro lloraban mientras el imam desde la otra sala hablaba de la historia de Fatima, simularon su entierro llevándola en un ataúd, y todo el pueblo después de cánticos y otras actuaciones, nos dirigimos al cementerio de forma simbólica. Después fuimos a otra mezquita donde la ceremonia continuo. En total fueron un par de horas. Como es lógico durante la ceremonia todo el mundo me miraba y algunas me hablaban por lo bajo para preguntarme cosas… pero fue cuando esta termino en la segunda mezquita cuando comenzó la fiesta! Todo el mundo se dirigió a mi con su teléfono en la mano y todo el mundo quería fotos, yo en una pared viendo pasar personas para sacarse fotos conmigo por aproximadamente media hora… al otro lado, donde los hombres, después pude ver que Thomas tenia la misma situación. Surrealista. Despues sabríamos que la gente nos había puesto de foto de perfil en su telegram, whatsapp y compania…

Fue interesante vivir esta ceremonia, la historia de la mártir Fatima es un poco larga pero abajo dejare un enlace para aquel que le interese saber un poco mas, estas historias siempre tienen un parte interesante y ver como las personas lo viven y lo sufren impresiona.

Dormimos bien al calor y por la mañana quedamos en que tres personas del pueblo nos recogerían para visitar el pueblo y explicarnos algunas cosas por los alrededores. Así lo hicimos, entre foto y foto por cada casa que pasábamos, nos ensenaron la arquitectura tradicional del pueblo, las practicas agrícolas ancianas, la cultura de ganado que hay sobretodo con ovejas y vacas y algunas que otras curiosidades como la fabricación de pan o de toallas de algodón de modo tradicional ( nos regalaron unos ejemplares maravillosos). Fue alucinante como este pueblo se porto con nosotros, como nos mostraron todos sus rincones y nos dieron a probar todo lo que tenían. Aprendimos un montón de cosas y solucionamos alguna que otra duda que el idioma nos había bloqueado en el pasado.

Para terminar debido a la ceremonia del día anterior el sábado todo el mundo se reunía de nuevo en la mezquita para comer, un grupo de voluntarios cocinaron para alrededor de 2000 personas arroz y pollo. Para que no se alteren y porque si no sabíamos que partiríamos muy tarde decidimos continuar ( todavía no habías pasado la col a 2500m!) pero nos cargaron las bicis , por supuesto, con un poco de esta maravillosa comida! Este pueblo lo recordaremos durante mucho tiempo… también su frio! Un pueblito de montana donde la tierra en la construcción se combinaba con la piedra en muchos de los muros y tejados.

A las 2 de la tarde nos pusimos rumbo a pasar el puerto para descender en altitud rápido después y poder quizás acampar. En el camino vimos unas paredes que parecían increíbles para escalar y nos acercamos para ver como era la zona desde cerca… para nuestra sorpresa vimos que alguien había abierto una vía! Estamos seguros de que en el futuro este sera un buen lugar… agua, sombra y buen paisaje… ideal para escalar!

La col fue dura al final pero bonita, y una vez pasada tuvimos una bajada impresionante hasta 1000 metros donde decidimos parar y meternos en la mezquita de un parque en el pueblo de Kakhk para dormir.

Hacia frio, muuuucho frio! Mismo dentro de la mezquita estábamos congelados, pero estamos en Irán! Y siempre hay una sorpresa… esta vez por parte de la policía que se presento allí preguntándose que hacíamos con ese frio en ese lugar, para ellos no era posible. Nos hicieron recoger todas nuestras cosas y seguir su coche dirección “ Hotel gratis” según ellos decían. Resultaba que estábamos en otro sitio de peregrinación para los musulmanes y alrededor de la mezquita había como 50 habitaciones para alojar a la gente que pasaba por allí…una vez mas fuimos salvados por los musulmanes!! 🙂

Desde este punto a la ciudad de Gonabad continuamos descendiendo en altitud por mas de 1000 metros y después de largo tiempo teníamos un maravilloso día de primavera con sol y sin viento! Así que para variar nos lo tomamos con calma. Paramos en la ciudad a visitar varias cosas que nos interesaban y paramos prontito a poner la tienda cuando de repente de nuevo aparecimos en el desierto que nos llevaría prácticamente hasta Mashad.

Tienda en medio del desierto de nuevo!
Antilope del desierto

Aunque al día siguiente pedaleamos sin viento y con cielo azul la noche que nos esperaba no nos la imaginamos. Pusimos la tienda en una pequeña cabaña de tierra que vimos entre los campos de arboles de pistachos y por la noche, en el desierto, se puso a llover como hacia tiempo… la tierra era arcillosa por lo que el problema no fue por la noche sino a la mañana siguiente para sacar las bicis hasta la ruta principal llenas de tierra por todos los lados y empujándolas por algún kilómetro… os podéis hacer una idea de lo mierda que fue la situación que no tengo ni si quiera mas de una foto del momento!

Como no podíamos pedalear con las bicis así tuvimos que volver 4 kilómetros atrás hasta un mecánico para lavarlas con una manguera a presión y quitarlas toda la tierra… súper tarde nos pusimos de nuevo en camino y para mejorar las cosas a ultima hora de la tarde se puso a nevar! Si!!! En el medio del desierto!

Una de esas familias que nos pararon para invitarnos al té… por primera vez ninos rubios y rubias

Una familia nos acogió en su casa en un pequeño pueblo al borde de la carretera donde fuimos felices de dormir bajo un techo esa noche en la que se podía escuchar el fuerte viento desde dentro azotando las ventanas y sentir el frio cuando tenias que salir al vano que estaba fuera de la casa! Esta familia se dedicaba a la ganadería de vacas y hacían su propio queso… el mejor que hemos probado en todo el país! 🙂

Maravillosa familia

Pese a la nieve al día siguiente decidimos ponernos dirección Torbat-e Heydarieh hacia frio pero apenas nevaba y merecía la pena ver el desierto manchado de este color blanco!!

La capital del azufre fue nuestra ultima etapa antes de llegar a Mashad, la capital santa de Irán. Un importante lugar de peregrinación para todos los musulmanes chiies dando que es aquí donde se encuentra la tumba del Imam Reza en un complejo lleno de mezquitas recubiertas algunas partes de oro, y azulejos de ensueño. Un importante centro turístico para los musulmanes tras la meca e Irak lleno de Hoteles por todos los lados para alojar a los millones de personas que vienen aquí durante todo el ano. A nuestro paso personas de Irak, de Afganistán , Arabia Saudí, Tayikistán… sentarte en uno de sus grandes espacios y ponerte a mirar la gente y tratar de adivinar por sus rasgos o vestimentas desde donde vienen fue un bonito pasatiempos… Pero vamos que me lio!

Cuando llegamos lo primero era ir a la embajada de Turkmenistán donde conocimos que nuestra visa había sido aceptada y teníamos nuestros 5 días de transito para atravesar el país! La mala noticia… cuando pedimos la visa no pensamos demasiado acerca de la fecha de entrada al país ( normalmente en otras visas suele ser orientadora) y pusimos el día 25 de febrero… osea que teníamos 10 días hasta poder atravesarla… demasiado tiempo lamentablemente porque no teníamos apenas dinero… nuestras previsiones desde Turquía para los dos meses en Irán se comenzaban a acabar. Estábamos en un aparta hotel maravilloso que habíamos conseguido por 7 euros al día pero máximo podíamos pasar 4 días allí y nos quedaban otros tres antes de ponernos camino a la frontera a 190 kilómetros. Debido a que estamos en Irán encontrar a alguien que nos acogiera no fue demasiado difícil… contactamos con un wormshower y aunque el no podía nos puso en contacto con unos amigos que estaban dispuestos a recibirnos en su casa!

Soroush y su mujer nos hicieron pasar 3 días maravillosos visitando pueblos de montana alrededor y cenando cada día en una casa diferente con amigos y familiares… no podíamos tener mejor despedida de este país que con estas dos personitas!

Después de descansar por mas de una semana ( no tocamos las bicis) nos pusimos rumbo a la frontera, el primer día la carretera no parecía prometer demasiado y yo la decía a Thomas que en todo caso las frontera nunca son demasiado bonitas, o por lo menos las carreteras que las atraviesan… paramos a dormir en una mezquita donde nos acogieron con los brazos abiertos con el frio que hacia afuera y nos dieron una habitación con la estufa atope!

Nuestras habitaciones en las mezquitas

Para mi sorpresa al día siguiente la carretera comenzó a cambiar y entre montanas de desierto y pequeñas colinas comenzó a ser los últimos kilómetros realmente bonita! En el camino encontramos que un cartel marcaba una desviación a 8 kilómetros donde supuestamente había un monumento… las colinas al fondo nos llamaban y como teníamos tiempo decidimos ir a ver que había y tratar de pasar allí la noche.

Para nuestra sorpresa lo que nos esperaba era el maravilloso Caravanserai de Ribat-i Sharaf construido en el siglo 12. Estas estructuras son alucinantes y siempre que nos hemos encontrado una en nuestros meses pedaleando por Irán es motivo para dormir en el o simplemente recorrer todos sus rincones y tratar de imaginar la vida que se daba allí hace algunos siglos. Construcciones hechas para que los viajeros se parasen a dormir, comer, descansar y reponer mercancías en diferentes épocas, a lo largo de todo el país formaban un autentico sistema de “hoteles” donde los viajeros podían sentirse en seguridad por unos días durante sus largos viajes. Estamos en una zona especial, plena ruta de la seda, por lo que las caravanas que montaban desde la zona de Mashad dirección Merv, en Turkmenistán, paraban a lo largo de la ruta en caravanserai como este… increíble!

Nos dejaron acampar fuera y tanto nos gusto el lugar que decidimos pasar allí el día siguiente tranquilos antes de pasar la frontera el día 25. Teníamos tiempo y hacia súper bueno por lo que nos llamaba poder caminar un poco por las montanas de alrededor disfrutando del sol y la tranquilidad. Para mas suerte el proyecto de reconstrucción de este monumento todavía esta activo, por lo que el arquitecto ocupado de la obra se encontraba allí. Nos invito a comer y a cenar durante los dos días y nos explico miles de anécdotas de este maravilloso lugar… una verdadera suerte! Están haciendo un súper proyecto de reconstrucción desde hace 10 anos respetando mucho las partes originales, en este caravansarai se conservan grabados en barro en la zona de los arcos y en lo que era la mezquita que son únicos, estructuras como estas no suelen tener este tipo de grabados, solamente diferentes decorados en las fachadas hechos con los mismos ladrillos colocándolos en diferentes formas.

Yo tenia muchas preguntas sobre estas estructuras y no había podido encontrar libros en ingles en ninguna librería, pero allí pude consultar uno genial que contaba con la descripción de mas de 2000 caravansarai a lo largo de todo el país, de norte a sur y de este a oeste… Una buena sorpresa antes de dejar el país!

Con el arquitecto del proyecto, el guardian, y el obrero

Al día siguiente si que si nos pusimos rumbo a Sarakhs donde gastamos todo nuestro dinero ( lo que nos quedaba) comprando comida para nuestra traversa del Turkmenistán, habíamos leído que era un país mas caro y como ademas estaríamos escasos de tiempo era mejor llevar 2 o 3 días planificados. Intentamos acampar en la frontera pero los policías nos mandaron al único hotel que hay a menos de 1 km. Nos quedaban el equivalente a 3 euros pero el propietario decidió aceptarlo dado que apenas pasaríamos 9 horas en el hotel, a las 6 de la mañana estaríamos en pie dispuestos a cruzar la frontera prontito para comenzar el maratón de 5 días y 550 kilómetros para cruzar nuestro próximo país!

Y así es como dejamos Irán despues de dos meses y medio… demasiadas cosas para decir acerca de lo que por aqui hemos vivido y aprendido… para eso creo que lo mejor es hacer un post resumen acerca de algunos consejos sobre el país, lugares a visitar, posibilidades, precios, la ruta que nosotros hemos hecho… Siempre voy justa de tiempo y de lugares donde puedo pararme un poco mas para escribir sobre cosas que me gustaría… bicicleta y blog no es fácil! Después de publicar Turkmenistán publicare un resumen de cuentas de un ano viajando y un resumen del viaje de Irán que quizás pueda ayudar a futuros visitantes que se animen a conocer la increíble cultura Persa!

Gracias Irán, nos encontramos pronto… eso seguro!

Numeros Irán:

74 DÍAS

3.286 Km

25.615 m desnivel positivo

A la proxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!