Ipsala-Antalya

Turquía

Ipsala-Antalya

700 KM (4300km total)

18 días total

16 pedaleando

 2 reposo (pedaleando 30 km)

2 hoteles

1 warmshower ( Belikasir)

15 Camping Salvaje

Nuestra entrada en Turquía fue un momento especial, suponía el decir adiós a Europa y decirnos a nosotros mismos que ya habíamos hecho una parte importante del camino, el atravesar nuestro continente pedaleando nos había dado muchas cosas que no esperábamos.

Recien pasada la frontera con Grecia

Dejamos atrás los extensos campos de algodón de Grecia y sus pequeñas colinas marrones para dar la bienvenida al color verde y al desnivel positivo en esta siguiente etapa del viaje.

Nuestros primeros kilómetros en Turquía tras atravesar la frontera en Ipsala hasta la ciudad de Kesan no fueron precisamente los mas bonitos…si no queríamos hacer un gran desvío la única opción era coger la carretera principal y pedalear por 50 kilómetros con bastante trafico, cielo nuboso y lluvia. Cuando llegamos a Kesan eran las 5 de la tarde y viendo que se iba a hacer de noche y que pasar por una ciudad no nos venia mal ( necesitábamos comprar un mapa, tarjeta SIM, arreglar un radio de la bici de Thomas…) decidimos ir a un hotel en el centro donde por 20 euros con desayuno incluido tuvimos un confort inimaginable!

Arreglando el radio de Thomas en el hotel de Kesan

En esta ciudad dimos nuestros primeros pasos por este país y comenzamos a sentir un poquito su ritmo… su deliciosa comida, sus frutos secos no caros, sus constantes tés, sus kebabs ( con verdadera carne) por todas las esquinas y sobretodo la simpatía y hospitalidad cuando conocen que eres extranjero.

Ya por la mañana con nuevo mapa en las alforjas pedaleamos hasta Gelibolu. En el camino nos encontramos a una pareja viajando también con bicis, el francés y ella alemana… nos paramos hablar durante una media hora y dado que íbamos en la misma dirección esperábamos realmente encontrarnos después, ellos nos dijeron que avanzaban muy despacio pero aun así teníamos la esperanza de por una vez acampar con otra pareja! ( sabemos que hay mucha gente en bicicleta alrededor, pero nunca llegamos a cruzarnos). Finalmente nunca nos hemos vuelto a reencontrar, esperamos en diferentes sitios durante ese día pero nada de nada. Otra vez sera!

Desde Gelibolu la idea era coger un ferry para atravesar el Mar de Marmara (4 kilómetros) hasta Lapseki, justo enfrente, pero como llegamos ya de noche decidimos buscar un lugar para poner la tienda y al día siguiente cruzar temprano. Un té en una terraza para reflexionar y finalmente nuestra tienda fue instalada en la parte de atrás del bar donde pasamos una noche tranquila.

Tè y mas Té

A la mañana siguiente tras haber cruzado con el barco la cosa estaba clara…estábamos mentalizados, había que comenzar a pedalear montanas y dejar atrás el mar con su cota 0. La emoción se mezclaba con el miedo, era algo nuevo para nosotros ir montana arriba cada día. Los dos primero días en 70 km hicimos algo mas de 2300 metros de desnivel acumulado positivo…con nuestros 40 kilos detrás!! Pero el esfuerzo y las duchas de sudor se veían rápido compensadas por todo lo nuevo por descubrir… y la hospitalidad turca no tardo de llegar a nosotros para hacernos mas llevadera toda esta traversia.

Comienzan las subidas!

Desde Lapseki a çan atravesamos por pequeños caminos y carreteras a través de las montanas. Los paisajes para nosotros comenzaron a ser una gran motivación, por primera vez estábamos entre verdes montanas llenas de robles y pinos y con fuentes cada 5 metros… el agua fluía por cada esquina de este primer valle. A nuestro paso, pequeños pueblos donde solamente cruzabamos gente mayor y cuya economía principal es la lechera.

En una fuente siempre encontraras un pequeño vaso
Tras una subida tener una fuente ayuda…aunque sea para sentarte y respirar un poco
Thomas, la fuente, y el vaso

Algunas imágenes comenzaron a ser cotidianas para nosotros como el ver vacas pastando por todos los lados o que cuando llegaban las 6 de la tarde y estábamos atravesando un pueblo, todo el mundo se movía con sus carretillas y sus cubos azules o metálicos encima repletos de leche hasta el lugar común del pueblo donde la venden y donde después es recogida por los camiones que la transportan a la fabrica donde se transforma en diferentes tipos de queso y (obviamente) leche.

Lugar del pueblo donde la leche es recogida. A la derecha con puertas verdes.
Mujer y hombre con la carretilla y la leche

En los pueblos pequeñas casas pero bien preparada para el frio, con muchas alfombras y confort comparado con las mismas casas que veríamos por ejemplo en valles aislados como este en Marruecos. Las condiciones aquí son “buenas” en ciertos aspectos, tienen buenas herramientas, pequeños tractores para los trabajos mas duros y los que tienen un numero mayor de 20 vacas ya no ordenan a la mano, tienen maquinas. Si en algo me sorprende Turquía hasta el momento es en su constante mezcla de modernidad y vieja tradición ( aunque esta modernidad pueda suponer un peligro en el futuro).

En las aldeas mas pequeñas no hay nada a excepción de la mezquita que se deja ver siempre desde lejos por encima de las pequeñas casas, en los que son un poco mas grande ( mas de 150 habitantes aprox) siempre hay una sala con chimenea de lena para beber el té donde todos los hombres del pueblo se reúnen durante el día y una pequeña tienda con un poco de todo.

Estos “bares” donde lo único que se ofrece es té han sido para nosotros el perfecto centro social para intercambiar conversación con los locales ( traductor y mapa en mano) y beber un buen té al que siempre había alguien disponible para invitarnos.

Nuestra primera noche en la montana fuimos invitados a cenar, dormir y desayunar en el ultimo pueblo donde paramos…esta hospitalidad comenzaría a ser constante.

En la casa de la familia que nos invito a desayunar… nuestro primer desayuno turco
Al fondo el bar de tè y el hombre que nos propuso dormir en la parte de arriba con chimenea incluido

A cada paso por un pueblo la gente nos indicaba con el ya típico gesto de mover una cucharilla con la mano ( como si estas removiendo el azúcar del vaso de té) que nos invitaban a té, cuando queríamos comprar alguna verdura y no era mucha cantidad siempre había alguien que quería invitarnos… y sobretodo todo el mundo estaba dispuesto a darnos todas las indicaciones que necesitásemos en todo momento.

El camping salvaje se convierte en algo opcional, si quieres pararte en un pueblo y preguntar siempre alguien acabara buscando un lugar cerrado para pasar la noche.

Llegar a çan fue nuestro retorno a la civilización. Al ser una ciudad pequeña ( en el mapa) nos imaginábamos algo rustico… realmente nuestra imagen de Turquía era que seria algo parecido a Marruecos… pero pronto descubrimos que no tiene absolutamente nada que ver! Ciudades pequeñas como esta son ya totalmente modernas, con todo tipo de infraestructuras, cuidadas y donde puedes encontrar absolutamente todo que encontrarías en una ciudad europea ( incluido centros comerciales). Comenzamos a estar tan sumamente confiados con este país, que pusimos nuestra tienda justo detrás del hotel 5 estrellas termal de la ciudad, donde por la tarde fuimos a ducharnos por poco mas de 1 euro.

çan
Bien resguardados

Hasta la ciudad de Balikesir, nuestra primera gran ciudad, avanzamos una vez mas por la montana y las pequeñas rutas. Seguimos teniendo suerte con el clima, y el hacer 1000 metros diarios comenzó a ser algo habitual… a nuestro paso por las montanas no estábamos solos, es el momento de la recolección de setas y todo el mundo estaba alterado de un lado a otro recogiendo nicalos y boletus.

El camping salvaje es tremendamente fácil y evidente… siempre se encuentran pequeños lugares con una fuente y una mesa donde las familias van a pasar el sábado o el domingo. El único problema en este punto comenzó a ser la ducha!

Mesa y fuente… nuestras exigencias para hacer camping

Durante el día realmente sudábamos… nunca en mi vida he sudado como en estas dos ultimas semanas… cuando estas subiendo col arriba sientes chorros y chorros de sudor por todo tu cuerpo! Por lo que una buena ducha al terminar el día comienza a ser algo fundamental para poder dormir sin pegarte al saco de dormir. Siempre que parábamos al final del día y había una fuente, yo llenaba las botellas de agua me enjabonaba todo el cuerpo primero y después me aclaraba con el agua bien fresquita (ducha express pero efectiva). Con esta rutina es completamente suficiente… pero después de 5 días así valoras realmente el darte una verdadera ducha caliente y lavarte también el pelo… esto fue para nosotros lo mas placentero de nuestra llegada a Balikesir y de nuestra estancia con nuestro primero warmshower en este país.

Llegamos temprano a la ciudad y hasta las 6 de la tarde no podíamos reunirnos con nuestro anfitrión así que nos dedicamos a comer y a hacer diferentes tareas que teníamos en la lista. Fuimos a una tienda de bicis a comprar unos radios de repuesto y una nueva estructura para poner el teléfono de Thomas en la bici y cuando fuimos a pagar un cliente nos obligo a dejarle invitarnos a todo lo que compramos… Turquía una vez mas.

Decidimos pasar por otra tienda de bicis que habíamos visto que formaba parte del club de ciclistas de la ciudad… y tras estar hablando por largo tiempo el dueño tremendamente simpático nos regalo tres camisetas diferentes de bicicleta para pedalear un poco mas “profesionales”. Ha excepción del primer día que estábamos súper emocionados de tener nuestras camisetas con la bandera de Turquía, yo no me termino de hacer a esto pero Thomas si que las esta dando buen uso… es practico para lavarlas y secarlas rápido!

Ahora si, podemos rular tranquilos por Turquia!

Con nuevo equipamiento y tras disfrutar de una tarde con la familia que nos acogió partimos dirección Bigadiç-Usak. En esta ruta el paisaje comenzó a cambiar…las montanas se hacían mas grandes e impresionantes y la vegetación se reducía a pinos dejando por unas etapas atrás los grandes robles. La agricultura se impone un poco mas con cultivos como los pimientos y el maíz junto con un poquito de ganadería de ovejas y cabras ( vacas sigue habiendo pero nada comparado a anteriormente).

Aunque nuestro plan inicial era pasar por Usak finalmente cortamos por la montana pasando por Ulubey. El trayecto para llegar hasta este pueblo desde Simav fue impresionante con respecto al cambio de paisajes. De repente se convertía en un entorno seco, con marrones tierras y los grandes robles volvian  junto a algún que otro olivo… el paisaje mediterráneo comenzaba a aparecer.

Ulubey es un pueblo con bastantes turistas turcos que presume de tener el canon mas grande del mundo después del canon del colorado. Tras hacer los 20 kilómetros para llegar al pueblo decidimos parar a pasar el día alrededor y finalmente poner la tienda dentro del canon.

La sorpresa al despertarnos no fue de las mas agradables… Durante la noche no había dejado de llover y por la mañana continuaba ademas de hacer mucho frio ( el termómetro marcaba 7 grados). Estábamos dentro del canon por lo que izquierda o derecha el plan era subir montana arriba con el frio y la lluvia ( ademas de la tienda estar completamente mojada por no haber tenido otra opción que guardar todo bajo la lluvia). Alrededor no había nada hasta 20 kilómetros donde supuestamente encontraríamos una gasolinera según el mapa. Comenzamos a pedalear y cuando llegamos a la gasolinera ni siquiera funcionaba y la lluvia no paraba. Gracias que enfrente encontramos una casa que hacia también de mini-tienda, y aunque estaba cerrada la viejita al vernos con la bici y con ese panorama de tiempo nos abrió su casa ( una pequeña habitación que hacia a la vez de cocina, sala de estar y dormitorio) donde hacia calorcito y donde nos recuperamos un poco antes de continuar con 5 o 6 tés. Desde este lugar todavía nos quedaban 30 kilómetros para llegar hasta el pueblo mas grande que veíamos en el mapa donde nuestra idea era coger un hotel para secar todo y recomenzar al ida siguiente ( poner la tienda mojada sobre lluvia de nuevo y con ese frio no parecía tarea fácil).

La morada de la agradable viejita

Comenzamos a rular y ya desde lejos se veía el puerto de montana que teníamos que pasar…comenzaba con un cartel de 10 por ciento y resulto ser bien largo. Abajo la temperatura era de 12 grados y llovía… según comenzábamos a pedalear la temperatura comenzó a descender y la lluvia comenzaba a convertirse en nieve en el punto mas alto donde alcanzamos 1 Grado. Desde ese punto todavía nos quedaban otros dos 7 por ciento hasta llegar a Bekilli, el pequeño pueblo donde resultaba haber un hotel. El trayecto no fue tarea fácil, pero la concentración te hace pedalear sin parar en ningún momento, el único objetivo en tu mente es llegar. El problema era que a las grandes subidas siempre se le unen grandes bajadas, y esta era la única vez donde yo solo quería subir y subir… las bajadas toda mojada y con ese frio ( especialmente en las manos) se hacían un poquito mas duras de lo habitual. El hotel resulto tener absolutamente todo lo que necesitamos por 10 euros por noche. Súper limpio, lavadora, agua caliente, terraza…toallas de algodón para después de la ducha… pequeños placeres después de dos días duros!

En el punto mas alto del pase
Donde la lluvia comienza a convertirse en nieve

Es después de este tipo de situaciones donde realmente disfrutas el tener una habitación caliente donde darte una buena ducha y donde inesperadamente lavar toda tu ropa y secar la que estaba mojada. En ese momento estas bajo la ducha y piensas… wow! Realmente es una ducha merecida!

Al día siguiente completamente renovados nos pusimos dirección çal pueblo que pasamos y continuamos entre colina y colina hasta que al atardecer decidimos poner la tienda en el medio de la nada pero con mucho frio! Como de costumbre cuando hacemos camping en la naturaleza, decidimos hacer un fuego para calentarnos un poco antes de entrar al saco de dormir… el termómetro llego a marcar -3 antes de acostarnos. Amanecimos con hielo, pero la buena parte de estas noches frías es que por la mañana el sol nos sigue despertando y que siempre nos espera una cuesta para calentarnos y hacernos quedarnos en t-shirt ( almenos durante el tiempo de subida).

Hielito en las alforjas

Los paisajes comenzaron a ser impresionantes en esta parte del mapa de camino a Yesilova. La carretera que cogimos nos hizo pasar por el lago seco de Akgöl. Desde hace algunos anos ya no hay agua en este gran lago, ahora las vacas, cabras y ovejas pastan dentro a sus anchas dando la imagen con las montanas alrededor de un lejano paisaje de estepa.

Lago seco de Akgöl al fondo

Durante dos días dio la casualidad de que cuando la noche llegaba pasábamos por un pequeño pueblo, por lo que decidimos poner la tienda dentro en algún sitio mas protegido de las gélidas noches que comenzaban a llegar.

En el primer pueblo y sin entendernos lo pusimos en el porche de la antigua escuela… cuando estábamos terminando de cenar dos hombres vinieron donde estábamos al grito de “ Welcome to my village”. Contestamos en ingles pero como de costumbre la conversación se acabo ahí ( habían mirado en el traductor como decir esta frase en ingles y basta). Nos invitaron a ir al local donde hacen fuego en la chimenea y beben te, entre ellos estaba el iman de la mezquita que ejercía como anfitrión junto con otros 4 hombres del pueblo que alucinaban de vernos acampados allí y que solo nos decían que a 15 kilómetros estaba Yesilova y que allí había hoteles…

Finalmente acabaron ( gracias al traductor) de entender nuestro estilo de viaje, y estaban tremendamente contentos de que quisiésemos saber mas acerca de su día a día y de como ellos viven, no paraban de darnos respuestas a todas nuestras preguntas con el teléfono en mano! Nos propusieron poner la tienda dentro de esta habitación pero como ya teníamos todo preparado decidimos dormir fuera… dentro de un pueblo el frio no se siente igual!

Por la manana como siguiendo el plan llegamos a Yesilova en 15 cómodos km y fuimos directos al lago de Salda; Salda Gölü. Todo el mundo nos había recomendado ir y por las fotos que habíamos visto merecía una visita… por el efecto de la roca su agua es tremendamente cristalina! Al borde del lago hay camping gratuito con WC y un pequeño bar, por lo que decidimos pasar allí el día utilizando toda la comida que llevábamos en las alforjas ( llegamos a hacer tres tortillas de patata!)

Manos a la obra!

Desde este punto nos quedaban dos grandes subidas en los 80 kilómetros que nos separaban de Antalya, nuestro objetivo. Pedaleamos dirección Karamanli y Korkuteli. Durante esta parte también dormimos en los pueblos y de nuevo el iman siempre venia a ejercer como anfitrión dándonos todo lo que necesitábamos. En esta ocasión dormimos dentro de una sala que pertenecía a la mezquita. Mejor temperatura fuera que dentro para decir verdad! Al igual que en África las personas del pueblo nos insistían en darnos todo lo que necesitábamos dado que en el Coran esta escrito que es una OBLIGACIÓN para un musulman ayudar al viajero. Cuando nos lo decían, nosotros les explicábamos que eso hacia un ano que lo habíamos aprendido y vivido… la hospitalidad continuaba.

A nuestro paso por estas dos ultimas ciudades y por las pequeñas carreteras de montana que tomamos, dejamos de ver ovejas, cabras o vacas en abundancia… también dejamos de ver grandes cultivos… ahora lo que se explotaba y lo que estaba desapareciendo eran las montanas! Grades canteras que cortaban las colinas en dos comenzaban a ser constantes para la extracción del Marmol… es impresionante ver como dentro de la montana esta roca con su color blanco se impone con su especial forma cuadrada. Justo enfrente de la explotación grandes fabricas para transformar la roca, algunas de ellas con los paneles informativos del interior en chino…. Novedad!

Cantera de marmol al fondo

Nuestra ultima subida era de 1500 metros positivos en 40 km antes de llegar a Antalya…sabíamos que seria un día duro! Dos 10 por ciento, una subida directa ( nada de curvitas) y suelo no asfaltado con grandes piedras! No fue tarea fácil, pero nosotros y nuestros 40 kilos detrás lo hicimos casi como si fuese una subida normal… por supuesto, las grandes montanas que se veían al fondo y el hecho de saber que llegaríamos a un sitio donde nos radiamos una ducha caliente ayudaba un poco a forzar por estos últimos kilómetros.

Pedaleamos por todo tipo de estados de la carretera ( pequenas piedras, grandes piedras, un poco de asfalto…)

La sensación que se siente después de subidas como esta, de días como el ultimo vivido que han sido habituales las ultimas semanas… ese sentimiento cuando llegas al punto mas alto y después comienzas a descender…es completamente adictivo… es maravilloso ver como puedes llegar a avanzar así, con esos paisajes detrás. Solamente con tus cuerpo como fuerza motor subes carreteras que cansan incluso cuando las haces en coche! Ene esos momentos amas la bicicleta y lo que estas haciendo! Y también te amas a ti y a tu fuerza! 🙂

Pero aunque subir cuestas es de mas en mas una adicción… esta claro que el momento en que desde lo mas alto de la zona vimos el mar y el largo descenso que nos esperaba eramos felices! Nos quedaban 3 kilómetros para llegar a Geykbayiri, donde nos dirigíamos, y Thomas pincho en la bajada! Así que tuvimos que parar y reparar antes de llegar al camping!

Mediterraneo de nuevo!
Reparacion a 3 kilometros del camping…

Geykbayiri, a 20km en la montana de Antalya, es un lugar que se ha convertido en uno de los sitios de escalada mas famosos de Europa en los últimos anos, al margen de su impresionante roca calcárea, se debe sobretodo a su situación geográfica en el mediterráneo que hace que sea posible escalar absolutamente TODO EL ANO. Cuando estábamos planeando un poco el viaje todavía en Francia veíamos este lugar como un sitio clave para parar un poquito mas de tiempo y utilizar todo el material que cargamos en nuestras bicicletas desde hace casi 3 meses. Sin embargo era curioso porque cuanto mas nos íbamos acercando a nuestro primer destino de parada mas dudas nos entraban… acerca de la continuación del viaje y como hacerlo dado que el invierno llega y hay sitios intransitables y acerca de escalar en un sitio conocido como este donde hay un montón de europeos por todos los lados y done la única opción es ir a uno de lo 7 u 8 camping que hay para escaladores ( camping salvaje esta rotundamente prohibido) llenos de, sobretodo, alemanes.

Llegamos…
Paredes

En las dos semanas que hemos pasado en el lugar hemos encontrado respuestas y soluciones para CASI todo!

Respecto a la continuación del viaje los problemas eran que coger la vía que habíamos pensado en un principio; Atravesar Turquía hasta el norte, pasar a Georgia, Azerbaiyán y desde Baku cruzar a Kazajistán, ahora mismo es imposible, es así… estamos en retardo y el invierno llega al centro de Turquía y mas duramente a Georgia y Azerbaiyán.

Las opciones que nos planteábamos tras descartar esta eran:

-Pasamos los tres meses mas duros de invierno pedaleando por el sur de Turquía y quizás encontrando algún proyecto interesante o trabajo en el que participar, y después cruzamos a Chipre para pedalear la isla y escalar por ultima vez y en febrero tirarle dirección Georgia, Azerbaiyán y Kazajistán o en su lugar pasar por Irán y seguir la otra ruta ( eso todavía no resuelto).

– Mirando y mirando el mapa en busca de opciones no tenemos muchos países cálidos alrededor que ademas sean posible hacer por tierra y al ser posible en bici 🙂 … a no ser que crucemos a África o a la península Arabica… un momento!!!! Ahí encontramos la posible solución!! El sur de Irán junto con Emiratos Árabes y Omán!! Porque no?? Los únicos países seguros para hacer bici en la pen. Arabica…y donde solo es posible hacerlo en invierno!

Ok, es noviembre pero todavía no es la parte mas fría del invierno… aunque esta llegando! Podemos todavía quizás atravesar hasta el norte de Turquía ( tenemos unos 1000 kilómetros), entonces hacer la visa para Irán en Erzurum ( no hay consulado en ninguna ciudad del sur) y de ahí tirarle a la frontera de Irán ( 300km). Desde la frontera tenemos todavía 600 km en Irán para llegar a la parte donde hace calor en invierno ( golfo pérsico) y entonces pedalear tranquilamente por toda esta región en los meses mas fríos y visitar Emiratos árabes y Omán como posible opciones pedaleando también!! Esta claro que no va a ser tarea fácil, sobretodo atravesar ahora el norte de Turquía y la frontera con Irán donde hay grandes montanas… pero es lo único que se nos ocurre para pasar el invierno sin parar de pedalear! Después comenzaríamos a subir de nuevo al norte de Irán y a continuar la ruta prevista. En nuestra cabeza esta que si en alguna ocasión las condiciones se hacen demasiado duras o tenemos ciertas limitaciones en cuanto a carreteras por el temporal, siempre esta la opción de auotstop o bus para avanzar los kilómetros mas fríos y así disfrutar mas del calor después!!! Si… nuestras cabezas trabajan para aceptar opciones como esta 🙂

Por el momento hemos decidido continuar por la costa unos 600 kilómetros hasta Adana y desde allí subir a Erzurum… primero habíamos pensado en comenzar a atravesar desde Antalya en diagonal dirección Erzurum pero hemos pensado que aunque hagamos 200 kilómetros mas con esta nueva ruta, por lo menos disfrutamos por 10 días mas del sol y de ver el mar…

En estos días hemos pensado en muchas cosas! Si no nos hubiésemos parado a escalar tanto todo a lo largo del camino y en especial ahora en Antalya estas dos semanas mas el tiempo para cruzar todo el país hasta aquí… esta claro que estaríamos ya próximos a la frontera con Irán o pasada! Pero la realidad es que hemos disfrutado al máximo de todos lo sitios en los que hemos escalado y también de este ultimo… así que ahora para la segunda parte buscaremos soluciones si el clima es demasiado duro y listo! Para nosotros era un sueno experimentar si era posible viajar en bici con nuestro material de escalada!

Estas dos ultimas semanas como decía antes hemos estado escalando en el valle de Geykbayiri. Para nosotros era un poco raro llegar a un sitio turístico por la escalada… alemanes por todos los lados! Desde hace tiempo sabíamos que este sitio seria para nosotros un lugar donde parar por unos días y por primera vez buscar un alojamiento y un poco de confort para escalar y descansar de la bici… así que buscando la opción mas económica fuimos directos a un camping, en nuestro caso Flying goat camp. Sin saberlo, ahora puedo decir que elegimos la mejor opción de todo el valle! Mimin y Flour una pareja holandesa/turca vienen de abrirlo ( todavía en construcción pequeñas cosas) y comparado con los otros camping de escaladores este queda un poco fuera del royo comercial y típico… es un sitio lleno de arboles con pequeños bungalows, dormitorio compartido y plataformas de madera para las tiendas ( nuestra plaza!) , ademas y lo mas interesante, tienen una súper cocina común! Nueva, enorme y súper completa y un súper sitio común en la parte de arriba con chimenea y todo lo que necesitas! Para nosotros por 10 euros por día esto era lo máximo… si algo nos apetecía era cocinar mas elaborado y tener un sitio calentito donde ir por la tarde antes de dormir a leer ( sentada y no dentro del saco de dormir con el frontal) o un lugar para simplemente escribir los últimos atrasados post!

Cuando llegamos tuvimos la misma sensación que cuando en nuestro viaje por África llegamos a Nuackchot en Mauritania. Veníamos de tener frio en los últimos días, y cuando llegamos aquí hacia 30 grados… Nos sentíamos raros de cuerpo, con dolor de cabeza y como todo el tiempo cansados por 2 días… ademas después de haber andado el primer día por unos 6 kilómetros, teníamos muchas agujetas en las piernas y en lugares extraños! El cuerpo es alucinante… en lo que llevamos de viaje nunca hemos tenido ningún problema físico… especialmente las dos ultimas semanas fueron súper duras, súper físicas con estos 15000 metros positivos acumulados… pero estábamos concentrados, concienciados cada mañana que una cuesta venia y ahí que íbamos… creo que cuando por fin paras, cuando te relajas, el cuerpo lo sabe… y entonces te pones un poquito malo. Ademas hacia tanto que no andábamos… madre mía! Un mes y pico desde que habíamos parado a escalar en Bulgaria por lo que el cuerpo se tenia que hacer de nuevo a hacer otra cosa que no sea pedalear… y a escalar!

Así que con todo esto los primeros días fueron confusos y cálidos!! Hay muchos sectores de escalada pero solo uno esta todo el día a la sombra, el resto o por la mañana muy pronto o por la tarde sino es completamente imposible escalar con ese calor. Hasta que nos hicimos con el topo, con el lugar y nuestros cuerpos volvieron a ser normales pasaron dos días! Entonces comenzamos a verdaderamente disfrutar… nos hicimos nuestra rutina, levantarnos a las 7 con el amanecer e ir a escalar hasta las 12, volver a comer y volver a las 3 hasta las 6 de la tarde… ademas no hemos parado de cocinar cosas ricas y elaboradas!! De hacer zumos y caprichos que desde hace tiempo no teníamos… nada difícil con la materia primera que encontramos en los bazares ( mercados) en Turquía, donde todo es delicioso… en especial sus quesos y su yogur! La compania que hemos tenido a lo largo de estas dos semanas en el camping también ha ayudado! Buenas parejas y grupos de escaladores alrededor!!

Con todo esto nos sentimos satisfechos de haber viajado con nuestro material!! Hoy escribo y todavía nos quedan dos días mas escalando por aquí, después el plan es enviar todo el material desde Antalya y así recomenzar la ruta con ni mas ni menos que 10 kilos menos!! Vamos a ir súper light… eso si terminamos por hacerlo… porque comenzamos a escuchar que en la costa todavía pasamos por algunos buenos lugares de escalada…pero realmente tenemos que decirnos que si queremos avanzar en contra del frio es nuestra ultima oportunidad y enviar el material siempre nos hará mas fácil esta decisión!!

Por el momento vamos a disfrutar estos dos últimos días de la escalada y de no parar de comer y veremos como viene el futuro… en el próximo post publicare mas fotos de escalada y del lugar!!

Y recordad para seguir nuestra ruta en la sección de mapa actualizamos los sitios donde pasamos la noche cada día!

A la próxima…!

Info:

Thomas pour le moment est bloqué avec le blog! Le dernier post, il a décidé de ne pas les écrire et encourage les lecteurs français à traduire la partie en espagnol! Je continue à mettre de la pression sur lui … et j’espère qu’à un moment donné, il écrira encore ses belles histoires !! Bien sûr que oui!

1 Comment

  1. Merci alba pour cet article encore riche qui nous fait vivre votre périple. Nous essairons de faire le même parcours dès que nous pourrons.on a éprouvé les mêmes émotions sur nos velos. Thomas doit écrire même si il en écrit moins, son style est toujours intéressant. Vous nous où vous pensez être à noël, on pourrait faire un rapide aller retour.

    Bises a vous 2 Ghislaine et Éric

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!